“Debemos adelantarnos al cliente para darle lo que quiere antes de que lo pida”

Lucas CaamañoLucas Caamaño
Supervisor de campañas

CCNEWS, 21/04/2015

La magnitud de trabajo que representa el start-up de una campaña de Contact Center puede llegar a ser abrumadora. El Supervisor General de CAT Technologies, Lucas Caamaño, quien se define a sí mismo como un especialista en comienzos, nos contó cómo su afición por el triatlón lo ayudó a convertirse en un experto en planificación.

El triatlón es una carrera que incluye 3 km a nado, 180 km en bicicleta y finaliza con 42 km corriendo; una gesta descomunal para cualquier persona, e imposible para muchos. Por eso Caamaño disfruta tanto de la disciplina: “Es casi inhumano. En la mente es imposible, es llevar al cuerpo al extremo. Es un gran desafío, y por eso me atrae tanto. En eso se parece al reto de lanzar una campaña, que fue lo que más me tentó de venir a CAT en 2006, cuando todavía era una empresa pequeña. Hace 11 años que trabajo en esta industria y tengo varios start-up’s en mi haber” reconoció el entrevistado, para luego explicar: “Lo más atrayente es que cuando llegás a una operación armada tenés que amoldar tu gestión al trabajo de otro. En cambio, cuando vos lo arrancás, establecés el proceso y seleccionás a la gente bajo tus propios criterios”.

Con 31 años, el Supervisor General de CAT aseguró que planea su vida asentando objetivos a 5 o hasta 10 años, y se enorgullece de encontrarse hoy donde se imaginó a los 22: “Laboralmente me pongo metas, ya tengo planificado el 2015, las vacaciones 2016 y qué va a pasar el 24 de diciembre y el 25. Yo planifico a 1 año, los supervisores a 3 y 6 meses, los líderes a 1 mes. Quiero que mis compañeros aprendan a proyectar, para adelantarnos. SI gestionamos a un cliente, tenemos que estar adelante y darle lo que quiere antes de que lo pida. Y arranco desde mi persona. Igual que cuando me propuse correr 1 maratón, que lo logré, y luego medio triatlón, que lo logré. Mi próxima meta es correr uno entero”.

Para motivar a los integrantes de su equipo, Caamaño aseguró que la clave es interactuar tanto como sea posible, caminar por los pasillos de la empresa y conocer a los agentes, así como sus necesidades. Según él, la gestión debe basarse en la inclusión de los estratos más bajos por parte de los altos mandos. En su empresa una de las estrategias más populares para generar unidad en el grupo y fortalecer la comunidad es el armado de incentivos semanales y mensuales, recopilando la información que los líderes entregan sobre sus agentes.

“Sin embargo, ese aspecto empático debe ser conciliado con la firmeza que requiere el puesto. Yo tengo un mix, soy muy metódico. Hay que aprender a amoldarse a esta nueva generación de vendedores, hay que acercarse más, pero marcarles más claramente los límites. Puedo hablarle a alguien de su trabajo, al mismo tiempo que charlar de fútbol o del fin de semana”, ilustró el entrevistado, y luego concluyó: “A veces algunas personas no saben separar el llevarse muy bien con estar trabajando. A tus compañeros laborales los ves más que a tu familia, y todos los días. Entonces necesitás desarrollar una relación positiva. En mi caso es natural, no es algo forzado”.

6 días de entrenamiento por semana, de entre 4 y 7 horas cada uno, demandan el sacrificio y la fuerza de voluntad de un líder inquebrantable, y forjan el carácter de un hombre con dedicación y convicciones sólidas. A paso firme, Lucas Caamaño se convirtió en un activo fundamental en el presente de CAT Technologies, pero su carrera recién está empezando, y el camino ofrece un futuro promisorio.